¡Soy invencible!: MI LUCHA CONTRA EL CÁNCER

Si hoy te ofrecieran una gran fortuna a cambio de tu vida ¿qué decisión tomarías?… ¡No aceptarías! por supuesto, porque la vida no tiene precio y cada minuto cuenta como un tesoro… lo que pasa es que no nos damos cuenta y en lugar de valorarla muchas veces la descuidamos, la derrochamos hasta que lo pagamos con creces, hipotecando la salud y dejando de vivir con paz y armonía. De las peores experiencias se pueden sacar los mejores aprendizajes. A veces se aprende a ser fuerte simplemente siendo fuerte, sin previo aviso y sin anestesia. La vida siempre es buena a pesar de que nos sucedan cosas malas. Vivir es un verdadero milagro y a veces vamos tan de prisa que no lo valoramos… Porque la vida es eso que pasa cuando estamos apurados. La vida son esos detalles insignificantes que te hacen millonario. Soy una sobreviviente, una mujer con una vida prestada, una persona afortunada de haber ganado la batalla más dura… contra mi peor enemigo: “el cáncer”. Soy dichosa de tener la bendición de vivir un capítulo más de vida…. De deshojar otro nuevo amanecer, de sentir, de tocar, de oler… La vida es yin y yang, oasis y terremoto, guerra y paz; salud y enfermedad… La vida es un completo desconcierto y eso la hace fascinante. A veces es necesario morir a muchas cosas para comenzar a vivir de verdad…